Equilibrio Cuerpo-Mente

¿Te gustaría sentirte relajado/a al mismo tiempo que tu mente se haya receptiva y perceptiva? ¿Vives continuamente en tensión? ¿Qué pasaría si pudieras reducirla a la medida adecuada a cada faceta de tu vida? ¿Sueles tener contracturas sobre todo en cuello y espalda? ¿Te gustaría prevenirlas?

Conecta con tu cuerpo y aprende a liberar tensiones

Consiste en…

Parar y llevar la atención a nuestro cuerpo supone un cambio de ritmo y pasar del “modo mente” al “modo ser”. Este cambio del foco de atención tiene un efecto calmante, expande nuestra percepción y agudiza nuestra sensibilidad. Se eleva nuestra conciencia para darnos cuenta de cómo se organiza nuestro cuerpo en relación con nuestra identidad, nuestra estrategia de vida, el espacio, el tiempo, el trabajo, las relaciones.

Si el modo en que afrontamos las exigencias de nuestro día a día nos provoca cansancio y sensación de agotamiento, tensiones y bloqueos neuromusculares, apatía, falta de concentración, malestar, podemos aprender a gestionar nuestro estado para vivir de manera más saludable y creativa.

 

Para propiciar el equilibrio cuerpo-mente de manera más específica propongo básicamente dos vías:

Relajación profunda y creativa:Parar 90′ por semana para reconectar contigo mismo/a desde la calma y la relajación física y mental. Utilizo diferentes técnicas de relajación y de estiramientos corporales con el propósito de liberar tensiones y de calmar cuerpo y mente.

Masaje relajante profundo y energético: Según la Encuesta de Condiciones de Trabajo elaborada por el INSHT en 2011 el 34,3% de los trabajadores tienen molestias en la nuca y el cuello y el 27,1% en la zona alta de la espalda. En España el dolor de espalda es el motivo del 54,8% de las jornadas laborales perdidas y da lugar a un 6 a 12% de incapacidades laborales. Cuando nuestros hombros, cuello, pecho sufren tensiones nuestra respiración se oprime. Liberar las cadenas miofasciales de los brazos, descontracturar la espalda puede influir de manera importante en restaurar la amplitud respiratoria y el equilibrio corporal.

Conseguirás…

  • Mayor Equilibrio emocional
  • Aprender a gestionar situaciones y circunstancias estresantes o conflictivas
  • Liberar tensiones físicas y emocionales, lo que provoca calma y bienestar
  • Sabrás cómo automotivarte y superar estados limitantes>
  • Aliviarás síntomas del estrés como tensión arterial aumentada, cansancio, dolor de cabeza, dificultad para dormir, falta de concentración, impaciencia, etc.


“La tribu india Pueblo me dijo que todos los americanos estaban locos. Naturalmente me extrañé y pregunté por qué. Respondieron: ´Bueno, dicen que piensan con la cabeza. Ningún hombre sano de mente piensa con la cabeza.”

C.G. Jung